cansa-o
5/31/2006

Necesito algún menjunje raro, una extraña posición, un revoltijo de hierbas o una exótica infusión que me devuelva las fuerzas.

Estos días a pesar del relax que han significado pues el estrés ha disminuido considerablemente, he notado que estoy hecho leña, jalado, raquítico, engarrotado, más ojeroso de la cuenta, desganado, en fin, simplemente no valgo un cinco y no soy el único que lo nota: mis compañeras de trabajo me reciben cada mañana con un “diay, estás enfermo???”.

El problema, aunque a veces resulte una bendición, es que creo que soy de ese tipo de gente que en el momento pueden sacar fuerzas de donde no tienen y cumplir con las exigencias que ellos mismos se imponen, pero pasado ese momento, justamente un segundo después de terminado ese lapso, mi cuerpo sufre y el resentimiento se vuelve exorbitante, en otras palabras, la factura indudablemente sale elevada.

Mi situación se agrava aún más porque aún no aprendo a manejar la presión, y sinceramente creo que nunca aprenderé por la misma lógica del asunto: el estrés es un estrés y no hay nada más que agregar… Definitivamente envidio a aquellos que pueden convivir con este y adaptarse sin mayores sobresaltos a situaciones que exigen un nivel mayor de todo, es decir: de atención, responsabilidad, precaución, entrega, interés, etc., pero simplemente yo no lo logro y no porque no quiera.

La extraña naturaleza con la que he crecido me obliga a darle su respectiva importancia a las cosas, o sea, a no menospreciar la situación ni los determinantes. Por supuesto que no tiene nada de malo hacerlo, al contrario, para mí tiene todo de malo no hacerlo. Aunque soy enemigo de los extremos y dada mi dificultad para estar en el medio, opto por estar en el extremo donde se exageran las situaciones, que en el que las transforman en insignificantes.

Justamente ahora, el espejo me implora un cambio de actitud hacia una nueva cosmovisión del asunto… irónico!






P.D. dejar nota si conocen alguno de los remedios solicitados. clases de yoga, aromaterapia, masajes estilo tailandés o simplemente manos traviesas también son bienvenidos y serán sumamente agradecidos y quién sabe, alguna recompensa se pueden llevar...

divagado por alefux * (12:25 p. m.)
permalink | 11 comentario(s)

ejemplo de institución pública
5/25/2006

Estoy simplemente anonadado, y no es porque me encuentre dentro de una piscina o algo similar. No, definitivamente la situación amerita mi actitud y estoy completamente seguro que cualquiera en mi lugar, estaría justamente igual. Me explico:

Hoy fuimos Karla, Clodo y yo a la Contraloría General de la República, exacto, ese edificio de extraña arquitectura vecino de la Sabana. Por supuesto no iba por gusto, al contrario, iba por obligación, obligación universitaria para ser precisos. Llegamos al parqueo del edificio sincronizados con el reloj al ser las 8 a.m. En la entrada nos recibió un oficial de seguridad el cual, al explicarle el motivo de nuestra visita nos dio muy amablemente la vía para continuar. Quiero hacer énfasis en el “muy amablemente” pues no es sarcasmo ni humor negro, aunque cueste creerlo es la verdad. Inmediatamente comenté la actitud del oficial con Karla y ella, al igual que yo nos extrañamos levemente.
Entramos al edificio y nos dirigimos a recepción donde se encontraba otro oficial. Nuevamente expuse la razón de nuestra visita y él, al igual que el primero, se preocupó por atendernos BIEN! Nos pidió una identificación y haciéndonos entrega de un gafete, nos permitió el paso hacia el interior no sin antes asegurarse de hacernos saber donde se ubicaba la plataforma de servicios, lugar donde nos darían mayor información sobre nuestro trámite.
La sonrisa bonachona de la secretaria de la plataforma nos recibió y con ella pegada a sus labios, nos orientó hacia nuestra búsqueda. Karla y yo nos encontrabamos cada vez más extrañados y así subimos por el ascensor hacia el 5 piso. Al llegar, el turno de escuchar mi cantaleta era de la secretaria. Ella no fue la excepción, basta decir que nos ofreció asientos mientras esperabamos al analista.
Mientras esperamos, un funcionario de otra oficina totalmente separada a la que se encontraba la secretaria, se acercó y nos preguntó si ya nos habían atendido y cómo podía ayudarnos. Esa fue la gota que derramó el vaso, fue el colmo de los colmos, pero de la amabilidad, simplemente no podíamos creer que estuviéramos recibiendo un trato decente, justo, ideal, soñado, por el cual pagamos nuestros impuestos, al que tenemos derecho a recibir en todas y cada una de las instituciones, sean públicas o privadas.
El analista no tardó ni 5 minutos en aparecer ofreciéndonos su ayuda. El trámite era tedioso, mas sin embargo, el funcionario se comportó como toda una persona educada, civilizada, comprometida con su trabajo y esforzándose por cumplir con el máximo de la satisfacción de nuestras necesidades. Increíblemente no hizo un solo gesto despectivo ante la cantidad de preguntas que le realicé. La situación era cada vez más utópica.
Ni que decir de los señores de la fotocopiadora quines tuvieron la paciencia de esperar a que mi amiga y yo quitáramos prensas y removiéramos tornillos de las gigantescas carpetas para fotocopiar sólo lo exclusivamente necesario. Estabamos maravillados y hasta ganas de quedarnos nos dieron, pero debiamos irnos.

Al final terminé no sólo con el propósito de mi visita bajo el brazo, si no con una indescriptible alegría de saber que en este país hay al menos una institución pública que no está recortada con la misma tijera de burocracia excesiva, de empleados mal encarados, ineficientes, mal educados, “choncos”, mal criados, insolentes, amargados, y una larga lista de etcéteras…

A todo el que me topé durante el día le conté como si fuera la octava maravilla. Me siento Cristóbal Colón descubriendo una institución pública que merece todos mis respetos. La próxima vez que generalice con las instituciones estatales, piénselo dos veces y si le cuesta creerme, visite la Contraloría.



divagado por alefux * (9:03 a. m.)
permalink | 18 comentario(s)

llegó la luna...
5/19/2006

Llegó la luna cuando aún no la esperaba, despacio, bailando entre las 7, cargada de misterio y falta de maquillaje. Traía los ojos saltones y su cara larga, pálida, más que de costumbre. Aunque su aspecto no se ajustaba al de otras ocasiones, no fue eso lo que me hizo notar que ésta era distinta a las demás visitas, fue una simple razón: venía completamente sola, las estrellas rosas vestidas con brillantina que solían acompañarla, no aparecían flotando a su alrededor. Fue la primer señal.

Me tomó por sorpresa como lo hacen otras lunas que llegan inesperadas con la cara larga y sin estrellas rosas. Era la primera de varias visitas al convaleciente.
Disfrazaba su aspecto tétrico con supuesta naturalidad, se esforzaba por esconder el motivo de su visita y hacer como si nada estuviese pasando. Su circo cargado de pantomimas no funcionaba, al contrario, la delataba aún más. Fue una de las peores actuaciones que había visto.

Mientras se ajustaba el velo color negro perpetuo sucedió. Ella no lo esperaba, pero a pesar de sus ademanes métricamente medidos, se descuidó y la agenda dejó de estar sincronizada con su horario. Lo que ocultaba tras su menguante se reveló. Precisamente en ese momento empecé a aterrorizarme, pero no lo notó. Fue la segunda señal.

Se aproximó y no lo hizo, pero sentí como si me hubiera tomado del brazo con todas sus fuerzas y tirado de él hasta casi desprenderlo. Cada vez que quiero puedo ver las marcas de sus dedos emergiendo y formando bultos rojos y unos cuantos morados.

Asustada también, me miró directamente a los ojos. Me encaró como jamás pensé que lo haría, pues no debía hacerlo, no conmigo. Intentó perforarme varias veces con su mirada pero no lo logró. El terror que encerraba lo cambié por ira. La luna no esperaba que yo pudiera modificar sus planes y mucho menos el rumbo de la visita. Fue la última señal.

Cuando comprobó que sus ojos fijos en mi no ejercían su función inicial, abrió y cerró su boca. Era un movimiento violento y constante que exhalaba sonidos.

Tengo el contenido grabado mas no las palabras exactas. Recuerdo que gesticuló por varios minutos sin apuntar su índice hacia otra dirección que no fuera mi cuerpo. Pensé que decía más de lo que debía, pero la dejé gastar saliva. Abría y cerraba los ojos al ritmo que movía su lengua. La marcha nupcial se escuchaba al fondo.

No se detuvo, si no hasta que mis oídos no aguantaron más y mis palabras tampoco. No se esperaba mi reacción pues pensó que su poderío estaba impuesto y no había nada que decir. Al casi finalizar con su última palabra, la ataqué como lo hago con quien me ataca.

Mi boca se movió, recuerdo el contenido que exhalé mas no las palabras exactas, gesticulé por varios minutos. Fue mi turno de señalarla y de gastar saliva sobre ella. La marcha aún sonaba.

Descargué varias amenazas seguidas de cerca por proyectiles. La visita de la luna terminó al igual que la marcha. Desde esa vez no ha regresado sola. Cada ocasión que la veo, carga su acostumbrada cara larga y ojos saltones, ambos embadurnados con una gruesa capa de maquillaje, y rodeada de estrellas rosas cargadas de brillantina, flotando a su alrededor.

El tiempo pasó y estoy seguro que la luna no regresará sola. Soy cobarde, pero ella lo es más.


divagado por alefux * (9:24 a. m.)
permalink | 13 comentario(s)

introduciendo a ........... (parte 2)
5/17/2006



Primero lo primero: extender la gratitud a l@s blogger@s que se hicieron presente para evitar que mi auto sucumbiera en las profundidades del limbo, pues no se encontraba bautizado, es más, he de manifestar públicamente que ni tan siquiera está inscrito, pero esos son otros 60.000 pesos dependiendo del abogado. No se preocupen, la placa temporal se ve bella pegada al lado derecho del parabrisas.

Su buena acción herman@s míos no fue en vano, sumará millas que podrán cambiar por un tiquete al “Paraíso” one way, clase económica. A los que quieran reclamar su pasaje, me pueden contactar (bajo el tagboard hay un link para mayor privacidad) y gustosamente les paso la dirección de la terminal de buses de Cartago. Los lectores foráneos deben costear por sus propios medios el viaje a Costa Rica para aplicar por el pasaje al “Paraíso” de Cartago (lugar de “tiquicia” alias Costa Rica). Como todas las cosas buenas: aplican restricciones - nos reservamos el derecho de admisión – mujeres y niños primero – ejercicio es salud – hakuna matata.

Los ubico en el tiempo y el espacio, describo el proceso a continuación:

Ante la solicitud a la comunidad bloggera para manifestarse en el asunto que nos ocupa y anteriormente mencionado; este blog vibró como dildo a punto de fundirse con las ocurren… ehm… sugerencias. La alfombra roja estaba extendida para recibir a las luminarias que hicieron gala de su ingenio. El post se vistió de esplendor. Mi auto lloró de felicidad, le salían chorrillos directo al parabrisas. Fue todo un espectáculo. La lista de comments se engrosaba a cada segundo.

Nombres iban y venían: unos que ale-móvil, otros que no, que mejor Barney, mejor Andolino, como el Corleone; otros que Nautilio Daltó Nico (jajajaja, sorry ahí jaguar); que mejor Blue (del verbo Blú); no que póngale Clodomiro Augusto; en fin, ni los nombres más exóticos del Registro Civil se comparaban con las excentricidades de la comunidad, reunida por una noble causa, sin esperar recibir algo a cambio pues tan sólo les interesaba depositar su contribución.

La recepción de nombres cerró. Luego de arrollar la alfombra y guardarla a la espera de una magna celebración, la parte más difícil del proceso estaba por iniciar. El dildo no fue el único que estuvo a punto de fundirse. Sentí chispazos en la cabeza de tan sólo pensar en la elección del futuro nombre que acompañaría por todo su vida a mi auto, o al menos hasta que otro dueño nos separe y lo re-bautice. Pero el futuro dueño no me preocupaba tanto como la elección del nombre. No quería hacerlo sufrir como lo hacen otros padres con sus hijos cuando les adjuntan un nombre de esos regios a los apellidos: Usnavy (US NAVY) por ejemplo.

Minutos de horas de días invertí eligiendo, mas no podía simplemente elegir y desechar al resto, todos me parecían valiosos y era una falta de respeto eliminar a discreción. Lo consulté con mi auto. Suerte que cursé LESCO 1, así que entendí lo que me quería decir desde la primera, sin necesidad de replantearlo. Me dijo algo que terminó de convencerme: “prefiero tener todos los nombres a no tener ninguno, o a tener uno de su maravillosa imaginación”. Acepté el cumplido que provocó que hasta el día de hoy mi auto cruce la capital todo costroso (como castigo por contestarme de esa forma) y di por terminada la conversa, estaba decidido y no había nada que hacer.

Así las cosas, excelsa comunidad bloggera del libre albedrío, el día de hoy, a petición de mi auto, extiendo la resolución del caso, la cual concede la autorización para que se refieran a él como mejor les plazca, evitando las confiancitas y las “sonchadas” claro está, pues como él mismo dice: “el hecho de que sea Hyundai, no significa que sea del lumpen.”. Sabías palabras, definitivamente sabías palabras.

YO, de mi parte le digo Clodo, y Clodo le seguiré diciendo de mi parte.

Y, ¿de su parte?


divagado por alefux * (8:58 a. m.)
permalink | 8 comentario(s)

La240...
5/14/2006

Fui a La 240. Fui el viernes. Fui a La 240 el viernes y me gustó.

La primera palabra que se me viene a la mente es ingenio, y de verdad que hay que tenerlo para hacer este tipo de trabajos para nada simples y mucho menos despreciables. Definitivamente no soy buen crítico, tal vez por eso aprecié todos los trabajos expuestos, pues todos y cada uno se traduce en esfuerzo, inventiva y ganas de exponer un sueño a extraños.

El viernes a las 7 p.m. salí del aula 305 del edificio de Derecho luego de terminar mi espantoso examen. Sergio esperaba frente a la soda. Caminamos hacia Clodo, abordamos y nos dispusimos a partir, ajusté el rumbo en el tablero (le pregunté a Sergio por donde irme pues no conozco rutas josefinas) y partimos prestos al CENAC.

No llevaba las mejores expectativas sobre la muestra debo decirlo, pues había leído varios comentarios al respecto e inevitablemente me dejaban un sabor amargo. Traté de evitar las malas vibras y me vestí de entusiasmo, aunque mi cara reflejaba lo contrario. Era la primera vez que asistía y no estaba dispuesto a dejar ganar la amargura que en ocasiones me caracteriza.

Parqueamos y dejamos a Clodo bajo la vigilancia del “guachi”. Nos dirigimos al Teatro de la danza. Saludamos a algunos de los organizadores e ingresamos a la sala. La función ya había comenzado y los lugares disponibles eran las gradas de cemento que conforman la entrada y salida a las butacas, pero tampoco me iba a desgastar pensando en eso, así que como muchos improvisados en nuestra misma posición, simplemente las dejamos caer. Justamente al momento de la entrada estaban presentando “Los mandamienticos”. Observé los minutos restantes maravillado y así seguí corto tras corto. Definitivamente estaba entusiasmado pues las expectativas se estaban cumpliendo.

Frente a mis ojos y oídos pasaron: “Café negro”, “Los músicos de la avenida”, “La noche del duende”, “Entrevista con los observadores”, “Ladrones de cadáveres”, “Insert Coin”, “Batman visita San José”, “Miguel al accés”, “Desamparado”, “Corazón que no siente”, “Pitelú”, “Llamada perdida”, “Onda expansiva” y “La penca”. Dos de éstas exhibiciones me parecieron un poquito tediosas y aburridillas, aunque tampoco estaban del todo mal.

Terminamos de ver “La Penca” y nos dispusimos a abandonar la sala. Los organizadores nos solicitaron votar para la elección del mejor proyecto. Perdí mi tiquete y no pude manifestar mi elección, suele pasar, pero apuesto a que la gran mayoría –por cierto era una gran gran gran mayoría, pues había gran cantidad de asistentes- no corrió con mi suerte y si depositó su voto. Saludamos a la creadora de “Los Mandamienticos” y nos fuimos del lugar.

Finalicé la muestra con la espalda dolorida, las nalgas más planas y una sonrisa interna en el rostro. Ahora que lo pienso, prefiero ser un mal crítico feliz que valora el esfuerzo. Para mí, La 240 sí lo logró y distó muchísimo de ser la fatalidad materializada.





Saludos a los organizadores y como dijo una amiga: “mis respetos”.
divagado por alefux * (12:10 p. m.)
permalink | 9 comentario(s)

que fastidio!
5/11/2006

que fastidio antes, cuando caminaba entre aceras, lo odiaba, no resistía toparme con ejércitos de personas y evadirlas pues resultaban un perfecto obstáculo cuando andaba de prisa.
que fastidio antes, cuando me tropezaba entre adoquines y luchaba contra el reloj para tomar bus, esperar a que este pasara o decidiera partir.
que fastidio antes, que debía hacer fila tras gente que produce efectos diversos en el estado de ánimo mientras abordaba el medio para llegar a mi casa.
que fastidio antes, que tardaba casi dos horas para estar en mi casa dependiendo del amargado que condujera.
que fastidio antes, cuando el destino me jugaba chueco y me hacía irme de pie, junto a cuerpos extraños, situaciones y olores aún más.

que fastidio ahora, que me paso sentado con medio cuerpo inmóvil mientras la otra parte presiona el freno y el acelerador, y de cuando en cuando, veo por la ventana a los que caminan, como lo hacía antes.
que fastidio ahora, que me tropiezo entre huecos y zanjas a la misma hora de ida y a la misma de vuelta, sin necesidad de ver el reloj.
que fastidio ahora, que no tengo opciones que modifiquen mi ánimo, voy casi solo, con mi única opción en el asiento del lado.
que fastidio ahora, que el amargado que conduce soy yo y ya no puede aprovechar el tiempo hablando con los amigos, leyendo, durmiendo o viendo por la ventana todo el camino a casa.
que fastidio ahora, que la situación no cambia, está estática.


Que fastidio con la gente, no se les queda bien de ninguna manera…





pd. busqué en google: "fastidio" y me apareció la foto, me pareció cool... muy underground...

divagado por alefux * (9:21 a. m.)
permalink | 24 comentario(s)

...
5/08/2006

tomo asiento y me siento así
a punto de ahogarme, asfixiado, agitado
el pecho oprimido
los pies fríos, más que las manos.

pienso que es pasajero
me equivoco
un temblor fluye y atraviesa mi cuerpo
su paso provoca que el malestar se agudice
los pies más fríos, más que las manos
el pecho más oprimido
ahora más ahogado, asfixiado, agitado.

me asusto
el temblor al igual que el malestar persisten
cierro los ojos mientras respiro profundo
el aire entra inflando los pulmones
no es suficiente como para llenarlos
la bocanada es ligera.

cierro los ojos de nuevo
repito el proceso al pie de la letra
parece un ritual
lo hago tres veces
el mismo resultado
procuro pensar en otra cosa
distraerme en lugar de preocuparme.

la garganta deja de estar tan sólo apretada
se torna seca también
el corazón golpea violentamente contra el pecho
cada latido lástima más que el anterior
la distracción no funciona
me preocupo cada vez más.

los ojos se sumergen en lágrimas
deciden salir
cae la primera
se abre paso a través de mi cara
la recorre despacio como lo hace siempre la primera
no es la única
la siguen varias por el mismo trayecto.

el aire ya no fluye
el pecho está completamente cerrado
el frío en mis manos y pies se extiende
se apodera a paso lento del resto de mi cuerpo
lucho contra la asfixia desesperadamente
más agitado que al inicio
tengo la cabeza caliente
la cara roja cargada de sangre.

me siento débil
mareado
horrorizado gesticulo aunque sé que nadie me ve
estoy solo
las fuerzas se agotan
todo se oscurece
ya no me resisto
me dejo llevar.

caigo y golpeo el suelo
el sonido nadie lo escucha
estoy solo
tengo las venas gruesas
los ojos cerrados
las manos, los pies y el cuerpo frío
la cabeza caliente y la cara roja cargada de sangre
el pecho oprimido y la garganta seca
las mejillas marcadas por rastros de gotas
los pulmones vacíos
el cuerpo dolorido
el corazón herido
detenido.
divagado por alefux * (2:12 p. m.)
permalink | 17 comentario(s)

introduciendo a ..... (el nombre debe aparecer aquí)
5/05/2006

debí haberlo escrito el mismo jueves, el día en que lo adquirí, cuando lo compré compulsivamente y por causa de ello es que frecuentemente me entra el remordimiento heavy. debo aclarar que la sensación de culpa no es solamente por mis ideas masoquistas, ¡no! también tengo a mi mamá que me apoya en eso, un apoyo constante pues del jueves a la fecha la he escuchado en repetidas ocasiones quejarse de mi re-mal-llamada inversión.

ese jueves justamente creí saber lo que hacía, tenía esa sensación de: “u’re right, do it”, pero esa como muchas sensaciones es pasajera y desde ese día venía agonizando hasta hoy, cuando surgió la contraposición.

hoy me martillé con el “u’re wrong, asshole” desde que abordé y abroché mi cinturón (muy responsablemente por cierto), hasta ahora que puse el martillo en la mesita de noche y tomé a “la compa” (laptop) para digitar, como siempre hago cuando quiero externar algo de naturaleza cibernética: recostado en la almohada contra la pared y sentado en la cama, buena posición, las ideas parecen fluir…

pasa, siempre pasa que de tanto escoger te quedas con algo totalmente diferente comparado con la idea original. igual pasa cuando la lengua se te extiende y te da vueltas de más, terminas ahorcándote mientras hablas mier… paja. así me pasó, lo primero que dije cuando andaba en busca entre páginas y páginas, y cuando promocionaba mi necesidad con el típico: “si sabe de alguno me avisa” fue: “yo un h… no me compro…” y semanas después la lengua hizo lo suyo, cumplió su cometido junto con el destino y tómelo! como dice Karla: “siga hablando! siga!”

así fue como el jueves (no sé si mencioné que era el jueves, pero bueno, fue el jueves) llegó a mis manos la llave que abre sólo una fuckin’ puerta y es por la que abordo todos los días, de hecho no sé por qué no abre la del lado derecho también, tendré que solicitarle ayuda a mi hermano con esa cuestión y con un pich… montón más, pues mi inversión no era tan atrayente al fin y al cabo como cuando la ví rodando las piedras sueltas que componen la entrada de mi casa, en medio de un caluroso día jueves.

ahora que lo pienso me doy cuenta que justamente hoy cumple 8 días de haber llegado a mi vida, vida que por cierto sufrió un three-sixty como los que nunca podré realizar pues mi agilidad para el volante simplemente no me lo permite… cumple también unas horas en las que he cuestionado mi decisión de haberlo adquirido.

en realidad lo compré porque lo consideré una necesidad, pero creo que luego de comer, dormir e ir al baño, las otras necesidades pueden resolverse de una u otra forma. Así por ejemplo, la necesidad del auto tiene múltiples soluciones: caminar, bus, tax…ehm, caminar (esos taxímetros alterados y esas tarifas exorbitantes me hacen retractarme) y el que no puede faltar, el ride!

yo sé que él no tiene la culpa, la culpa la tengo yo… siempre me siento bien recolectando culpas, creo que lo hago para aliviar a los demás con remordimientos que no quieren tener, aunque a la pobre Karla le tengo el saco lleno, pero ella sabe que es vara, ella me entiende… como decía, el carillo no tiene la culpa, él como muchos no pidieron venir a este mundo, menos a sufrir con un dueño ingrato como yo que desde un primer momento se notó que el menos entusiasmado, era él mismo… y no es que no lo quiera, yo lo quiero, pero a mí manera… esa manera que ni yo entiendo, pero es a esa porque no puede ser a otra y punto…

cada vez más creo que soy un pésimo dueño, así lo demuestra mi incapacidad para ponerle un nombre, típico de nosotros los come-huev…ehm, poniéndole nombres a las cosas de valor sentimental… tan solo espero que la suerte de mi auto cambie, ya sea con un dueño más agradecido, o conmigo, pero con un poco más de afecto y preocupación…

en realidad estoy preocupado de algo y es que no puedo, definitivamente no puedo posponer ni un minuto más el bautizo por dos razones de muchíiiiiiiiiiiiisimo peso: la primera, presentarlo en sociedad y la segunda pero no menos importante, evitar que se me muera y vaya a parar al limbo de los carros… ahí donde van las chatarras viejas y mal portadas (jeta! ese es el purgatorio, ésta terminología tan elevada…), digo, donde van los non-bautizados

hago un llamado a la comunidad blogguera, esa que opina de blog en blog... almas caritativas llenas de ingenio que no quieran que mi auto sucumba en el limbo, tan solo contribuyan a la causa con un nombre, apuesto a que él, que está en el altísimo (porque cuando lo guardo en mi casa lo tengo subir por un cuestón) se lo agradecerá…

adjunto la foto (imagen = priceless) del nuevo miembro de este humilde blog, miembro honorario pues no escribe, pero ayuda a su dueño a inspirarse (bueeeeeeeeno) al menos en este post, pero mas sin embargo, sabe decir: mmmíiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii mmmíiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii… y en LESCO hace cambio de luces, respetando la ley 7600…




pd. la propuesta puede tener segundo nombre si es que le parece que suena bonito, como le pareció a mi mamá cuando me bautizó… ay mi mamá, es única…

divagado por alefux * (8:39 a. m.)
permalink | 26 comentario(s)

sobre este...

Mi foto
Nombre: alefux
Ubicación: Alajuela, Costa Rica

no soy ni blanco, ni amarillo ni negro... no tengo el cabello largo... no soy gordo, para nada gordo diría... no tengo los dientes perfectos pero están en proceso... no tengo los ojos grandes... no soy para nada pequeño pero tampoco súper alto... no soy extraordinario ni simplón... no estoy de vago aunque lo aparento... no vivo solo ni con roommates... no escribo muy seguido lo que no quiere decir que lo haga del todo... trato de no ser igual a los demás... no como muchas carnes pero como alguillo... no me quedo en la casa los fines de semana... no consumo muchas drogas... trato de no andar tras de nadie pero a veces me cuesta... no tengo un carácter muy dócil... no juego con la gente más de lo que debo, tampoco quiere decir que lo haga siempre... no espero nada de nadie, ésto me lo enseñó mi mejor amigo... no siempre estoy feliz ni triste... no siempre estoy aunque trato... no busco, dejo que me encuentren... no hago dietas pero es como si las hiciera todas... no pienso sólo en mí... no me creo nada más allá de lo que soy... no soy más de lo que me creo...


:: mayor privacidad... por aquí­ ::

::hay leyendo::